MaxCurve y los prejuicios de los fotógrafos.

El otro día le MaxCurve_001pregunté a un amigo, fotógrafo y usuario de iPhone, por qué era tan reacio a aceptar que en los teléfonos y tabletas se podía hacer un buen tratamiento de la imagen. Su respuesta fue que no creía que esos dispositivos pudieran tratar la imagen con precisión y fiabilidad. Luego le pregunté si le parecería bien tener una aplicación para móvil que pudiera, en caso de ser necesario, enviar la imagen al ordenador de sobremesa para terminar de trabajar en Photoshop y luego devolver la imagen a su origen. Lo de terminar la imagen en el ordenador le pareció bien, lo de acabar de nuevo en el móvil ya no le parecía que tuviera sentido. Para acabar le pregunté si -aunque ya sabía la respuesta- vería bien una aplicación que, después de trabajar una imagen en Photoshop en el ordenador de sobremesa la enviara al iPad para seguir trabajando en ella aplicando cosas que el programa citado no pudiera hacer. Claro, en ese momento se dio cuenta de que yo estaba hablando en serio, y una sonrisa de incredulidad pero también de emoción ¿podría ser verdad? empezó a iluminar su cara: eran demasiadas cosas de golpe. Pues sí, ambas cosas son posibles: podemos trabajar en un iPhone y enviar la imagen a Photoshop con vuelta incluida o podemos partir de Photoshop y enviarla al móvil para hacer en la imagen algunas actuaciones que el todopoderoso programa ya citado no puede abordar.

El programa en cuestión se denomina MaxCurve, creado por unos australianos (©Wanman, Inc) que ya tienen publicadas varias aplicaciones más. Ésta es excepcional porque, relaciona entre sí muchas variables, como el tono, la saturación el contraste, la gamma, el brillo, la exposición los colores, la temperatura de color, los matices de blanco y negro e incluso los componentes del modelo de color CieLab permitiendo incluso hacer ajustes bastante selectivos. Estas funciones para hacer el tratamiento están agrupadas en cuatro kits, donde el de RGB tiene una curva para cada uno de esos colores y otra para todos a la vez, el segundo kit es el de brillo, con seis curvas en las que se relacionan  valores como el contraste, la exposición, la gamma o la temperatura de color con el brillo, por citar algunos. El tercer kit usa el modelo de color HSL, tono, saturación y luminosidad utilizando de nuevo seis curvas. El cuarto corresponde al modelo de color CIE Lab, también con seis curvas.

MaxCurve-iPhone-Photo-App-1Se puede, además, deshacer lo hecho o guardarlo como modelo de tratamiento para otras imágenes; pero lo que más me gusta es que se usa de una manera fácil, aunque algunas curvas no son intuitivas. Así, cuando tratas una imagen pulsas directamente con el dedo en la pantalla interactiva en el lugar de la imagen en la que quieres modificar algo y aparecerá un punto de anclaje en el lugar de la curva que tenga los valores del punto señalado. A continuación podemos arrastrar cada punto en la curva en uso y variaremos el resultado con suavidad y múltiples matices. La aplicación ofrece muchas más cosas, como reencuadre lleno de variantes, aumento de la nitidez, introducción de grano, viñeta al gusto, aplicación de los modos de fusión, ajuste de la opacidad en función del brillo, así como la introducción de filtros de color que uno construye o numerosas texturas ya preparadas.

Esta aplicación se hizo pública el día 3 de diciembre de 2015, solo tiene pues pocos meses de existencia, trabaja con archivos JPEG, PNG transparente y TIFF, guarda las imágenes con sus datos, sin modificar el tamaño. La única anomalía puede ser que, un usuario, después de bajar un archivo a su iPad desde Photoshop, cuando lo recuperó en su ordenador no tenía la imagen en 16 bits, sino en 8, táctica que debe usar la aplicación para reducir el tiempo de transmisión.

La aventura de navegar entre tanta curva, que puede ser compleja y larga, está al alcance de 2,99 euros.

Joaquín Perea